Bienvenidos a la Costa Blanca

La Costa Blanca

La Costa Blanca

Más de 218 kilómetros de costa repletos de playas de aguas tranquilas y arenas suaves, 2.800 horas de sol al año, un clima privilegiado y un mar suave han sido durante décadas el reclamo fundamental para que llegaran hasta nosotros millones de viajeros.

Con el paso de los años, el desarrollo de modernas infraestructuras turísticas y vías de comunicación ha facilitado el acceso a nuestras tierras. El paisaje de la Costa Blanca está marcado por el mar pero también por las montañas que se asoman a él. La provincia alicantina es la segunda más montañosa de España; en ella se muestra en su grandeza el paisaje mediterráneo. Desde los valles que guardan sus cultivos escalonados, de origen morisco, a los horizontes repletos de montañas cubiertas por encinares, pinos, algarrobos y perfumados por una amplia variedad de plantas aromáticas. Los amantes de la montaña y del senderismo tienen asegurados recorridos bien señalizados por las comarcas interiores. Al sur de la provincia, las montañas desaparecen y se suaviza, surgen los campos de palmeras, y los huertos marcan el horizonte.

Además, nuestro territorio está salpicado de yacimientos arqueológicos, que dan idea de la riqueza histórica de esta zona poblado desde hace miles de años. Fenicios, cartagineses, romanos y musulmanes dejaron aqui su impronta; a través de sus restos vislumbramos también su forma de vida. En la costa o en el interior, tendrán la oportunidad de descubrir nuestra riqueza gastronómica y la calidad de los vinos que elaboran nuestras bodegas.

Calpe

Ya en los años treinta veraneaban escritores como Hemingway en Calpe. Y junto al Peñón se instaló el primer establecimiento hotelero de Calpe: el Parador de Ifach. El Morro del Toix y el Peñon de Ifach son los extremos de la bahía calpina. El Peñón de Ifach, norte en lengua fenicia, es uno de los símbolos de Calpe y por extensión, de la Costa Blanca. Es el acantilado más alto de todo el mediterráneo y divide en dos el litoral calpino. Su mole calcárea de 332 metros de altitud se adentra 1 Km. en el mar formando un accidente geológico de primera magnitud. Parque Natural desde 1987 guarda en su interior riquezas ecológicas únicas como el clavel de Ifach. Se puede ascender a la cumbre mediante visitas controladas en las que se explica con detalle, en el Aula de la Naturaleza, la riqueza faunística y botánica de Calpe. Desde la cumbre tenemos una de las mejores vistas de toda la Costa Blanca. Calpe tiene 11 kms de litoral desde Les Bassetes, pasando el Peñón, hasta el Morro de Toix, y playas como la de Levante o la del Arenal, con calas como las de La Manzanera, donde hay tres edificios diseñados por Ricardo Bofill, o Les Urques donde se puede practicar el submarinismo o la pesca. La Cueva dels Coloms, en el Morro de Toix que mira a Altea, es de agua dulce y a la que sólo se puede acceder por el mar.

Calpe cuenta con una amplia oferta de restaurantes, desde los especializados en cocina internacional, hasta los que ofrecen la gastronomía típica de la población, basada principalmente en el pescado y en el arroz. La Llauna de Calp y el Arròs de Senyoret son los platos típicos seguidos de otros tantos como Putxero de polp. Paella. Arròs amb fesols i naps, amb bledes y al forn, sin olvidar las deliciosas cocas y la repostrería artesanal. Todo ello acompañado de los vinos de la zona, y especialmente el Peñón de Ifach, un caldo rubí intenso con destellos morados y granates que es todo un homenaje a esta tierra.

El Peñón de Ifach, declarado Parque Natural, tiene una alzada de 332m, se adentra en el mar hasta la punta del Carallot y se puede ascender hasta su cumbre mediante una senda para disfrutar de magníficas vistas. A los pies del Peñón se encuentran las antiguas salinas romanas un importante paraje ecológico que alberga gran número de aves migratorias. La bahía se cierra por el sur con el Morro de Toix en tanto que en el interior del término las alturas de la Cometa, Oltà, Mascarat y el Collao se alternan con campos de cultivo configurando un bello paisaje. El litoral combina los acantilados de Ifach, Toix y la Mançanera, con las calas del Racó, Urques, Mallorquí, Calalga y Bassetes, y con las playas de la Fossa, Arenal-Bol, Cantal Roig y Puerto Blanco.

Junto al Peñón, en sus inmediaciones o en el istmo que lo comunica con la costa, se ha desarrollado el Calpe histórico con vestigios de cultura prehistóricas, íberas, fenicias o romanas como podemos observar en los popularmente llamados "Baños de la Reina" que son, en realidad, una antigua fábrica romana de salazones. El Peñón era el impresionante punto de vigía de la población que vivía en sus faldas. El Morro de Toix era el otro punto de vigilancia ya que controlaba el Barranc del Mascarat, camino obligatorio por la costa. Con el tiempo el pueblo se retiró hacia el interior para poder defenderse mejor. A tal fin, en el s. XV y tras un ataque pirata, se construyeron murallas de las que queda El Torreón de la Peça, junto al cual se levanta la única iglesia de estilo gótico-mudejar de la Comunidad Valenciana.

El aeropuerto de L´Altet (Alicante) y el de Manises (Valencia) a 70 Km y 125Km de Calpe respectivamente, permiten conectar con las principales capitales a través de vuelos nacionales e internacionales. Por carretera, las comunicaciones principales son la A-7 (salidas 63 y64) a 8 Km de Calpe y la N- 332 (Valencia-Alicante) que conecta con la red internacional. El ferrocarril de vía estrecha (Trenet de la Marina) que recorre la costa desde Alicante a Dénia se detiene en la Estación de Calpe permitiendo la comunicación con el resto de la provincia. El servicio regular de autobuses, con un fluido horario, enlaza Calpe con las ciudades de Valencia, Alicante, Madrid y Barcelona.