El Plan de Vivienda tendrá carácter retroactivo a 1 de enero de 2018 y se aprobará «en breve»

El Plan de Vivienda 2018-2021 llega con demora, por eso el Gobierno ha decidido darle carácter retroactivo, y por tanto, tendrá efectos desde el 1 de enero de este año. Esto anunció el miércoles el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, tras las críticas por la tardanza en su aprobación. Por ello, según de la Serna, se espera que se apruebe «en breve» en Consejo de Ministro. Seguidamente, en la primera quincena de marzo, se convocará la Conferencia Sectorial de Vivienda para analizar el tema y luego firmar los convenios bilaterales con las comunidades.

La justificación de la demora en la elaboración y aprobación de la ley, según el ministro, radica en un intento de «alcanzar un acuerdo» con los actores del sector, incluidas las administraciones autonómicas y locales. El plan no está lejos de polémicas, pues desde la oposición se expresan dudas y críticas, y los expertos avisan que impulsará una mayor subida de precios.

¿Cuales son las principales medidas del Plan de Vivienda 2018-2021?
  1. Los menores de 35 años podrán recibir hasta 10.800€ a fondo perdido para comprar una vivienda. Deberá destinarse como vivienda habitual, y esta cantidad no podrá superar el 20% del precio de compra del inmueble. Además, los beneficiarios deberán tener unos ingresos inferiores a 22.365€ anuales.
  2. Las personas que hayan sido desahuciadas recibirán una ayuda de entre 140 y 400€ para costear su alquiler. También se planea crear un parque de viviendas en alquiler para este colectivo y los mayores de 65 años.
  3. Las ayudas al alquiler cubrián hasta el 50% de la renta, con un tope para los alquileres mayores a 900€ mensuales.
  4. Los mayores de 65 años que opten al parque de viviendas en alquiler que planifica el gobierno recibirán también una ayuda para cubrir el 50% del arrendamiento o, en su lugar, un máximo de 200€ al mes para cubrir gastos de suministros como agua o electricidad.