Hacienda aumenta el control sobre el alquiler turístico para combatir el fraude

El gobierno quiere atajar el fraude en el alquiler turístico, para ello intensificará la inspección a las empresas dedicadas a la cesión de uso de pisos como Airbnb, HouseTrip, HomeAway, MyTwinPlace, Rentalia, IntercambioCasas o Only-Apartments. Por ello, les exigirá mucha más información y llevará un control trimestral de todas sus actividades. Con ello quiere mejorar la «prevención del fraude fiscal para las personas o entidades, en particular, las denominadas plataformas colaborativas que intermedien en la cesión de uso de viviendas con fines turísticos», según el proyecto de orden ministerial. Se aprueba el llamado «modelo 179 de declaración informativa», además de las condiciones y el procedimiento para presentar la información a la Hacienda Pública.

El gobierno exigirá más información a los intermediarios y Hacienda llevará un control trimestral de todas sus actividades.

Para darse cuenta de la magnitud de crecimiento de este sector, y su ascenso meteórico solo hay que revisar sus cifras. El arrendamiento turístico ya suponen 513.820 plazas, un 30% más que la suma de los hoteles, hostales y pensiones (393.828) según datos de Exceltur.

Hacienda hasta ahora había puesto los ojos en los propietarios, concretamente 21.500 personas que habían alquilado sus su vivienda a través de estas plataformas, avisándoles que debían incluir en la declaración de la renta el dinero que habían ingresado en este concepto. Por ello la idea es aumentar la transparencia en este tipo de transacciones, donde incluso cadenas hoteleras arriendan sus viviendas a través de estas plataformas disfrazándose de usuarios particulares.

Los nuevos requisitos informativos:
  • Identificación del titular de la vivienda.
  • Identificación del titular del derecho en virtud del cual se cede la vivienda (si es distinta del titular de la vivienda).
  • Identificación de las personas o entidades cesionarias.
  • Identificación del inmueble objeto de cesión.
  • Referencia catastral del inmueble objeto de cesión.
  • Número de días de disfrute de la vivienda con fines turísticos.
  • Importe percibido por el titular cedente del derecho.
  • Número del contrato en virtud del cual el declarante intermedia en la cesión de la vivienda.

Esta nueva orden de Hacienda se suma así a la legislación local de ayuntamientos como Barcelona, Madrid o Baleares, que han planteado topes para frenar el recalentamiento de los alquileres que se ha derivado del boom de Airbnb y plataformas similares, que además afectan a la población local.